Después del ciclón infernal que El Santuario Del Rock pudo experimentar en la tercera edición del Festival Del Diablo definitivamente hay mucho que hablar, lo épico, lo brutal, lo absurdo, lo irónico

Todo se desenvuelve en siete de los nueve círculos del infierno, ya que en tan glorioso evento, aunque con devoción total al Señor de las Tinieblas, no hubo cabida para los círculos de Fraude y Traición, bienvenidos!

Primer círculo

– Limbo –
Empecemos con el elefante en el cuarto, las fallas de sonido fueron más que evidentes y una gran queja por parte de la mayoría de los asistentes. Las tarimas principales son la media en cuanto a festivales internacionales como se ha visto en Wacken, Hellfest, Hell And Heaven, Brutal Fest, entre otros.

Gracias a ellas, la frustración de espera entre bandas es mínima ya que la prueba de sonido se ha hecho previamente y es así como se confirma silenciosamente, sin interrumpir de ninguna manera con el performance presente en la tarima contigua pero aunque el festival cumplió con esto a cabalidad durante la presentación de las primeras bandas nacionales hasta la presentación de KRUEGER, con el retraso de la presentación de los chilenos CRIMINAL empezaron los problemas.

Parte del retraso de su presentación fue debido a que uno de los miembros de la banda estaba atascado en el tráfico. Sin embargo, esto fue una buena oportunidad para que los asistentes pudieran aprovechar del diferente tipo de mercancías y alimentos ofrecidos por el festival. Aun así, el cese de actividades infernales en la tarima fue un bajonazo bastante evidente en cuanto a la sinergia que se veía evidenciada hasta ese momento.

¿Es aceptable la excusa del tráfico en cuanto a una planeación responsable del festival?

Es muy difícil decirlo, hacer este tipo de eventos requiere de un trabajo sobrehumano y de tiempo desmesurado. El “Bajísimo” ha hecho un gran esfuerzo en los últimos años recolectando carteles impresionantes y planeando cada detalle para así asegurar la calidad y el éxito del Festival. Cabe resaltar que pequeñas cosas pueden estar fuera de control como lo fue este incidente.

No obstante, esto no ha impedido el logro rotundo de las diferentes ediciones del evento. No sabemos por qué el vuelo del integrante faltante llegó sobre el tiempo para su presentación, ya que en palabras textuales: “llegó del avión a la van y a la tarima”, pero el público esperó fielmente y respondió apropiadamente a la presentación de la banda. A pesar de todo este gran esfuerzo puesto para llevar a cabo este festival, el gran “pero” empezó debido a que desde este punto los problemas de sonido no se dieron a la espera.

Este tiempo tal vez debió haberse aprovechado para programar y testear sonido de las bandas venideras y así cubrir o predecir cualquier tipo de falla, tal vez se hubieran podido evitar fallas tan brutales como la del sonido en la tarima de TERRORIZER o momentáneas como la caída de los sistemas de sonido más potentes en medio de las presentaciones de WITCHERY, SODOM y ACCEPT, momentos que aunque efímeros arruinaron momentáneamente la experiencia del evento, más adelante volveremos a abordar el tema polémico del grupo de Pete Sandoval.

De resaltar el impecable y excelente trabajo de sonido en la tarima Hardcore Punk, todo sonó deliciosísimo.

 

Segundo círculo

– Lujuria –

El ferviente publico cumplió tanto con la compra de boletas en las diferentes etapas como con la asistencia desde tempranas horas al evento, la pasión metalera se hizo evidente en el apoyo de bandas nacionales e internacionales, comprobando la buena selección de parte de los curadores para con el material criollo, coros a todo pulmón, pogos y hasta pendones estuvieron presentes apoyando a la banda caleña SAGROS, o a lo paisas REVENGE y demás.

La primera banda internacional, KRUEGER de Venezuela tuvo apoyo de sus compatriotas en las primeras filas, pidiendo canciones y acompañándolas a grito entero, fue sin duda una demoledora e interesante presentación.

Locura total cuando llegó la hora de los headliners internacionales, esto en todo sentido, desde la desesperación y gritos de frustración para que TERRORIZER saliera de la tarima y diera paso a las siguientes bandas como WITCHERY que ya tenía todo preparado en la tarima Sucubo pasando por los azotadores pogos impregnados de Thrash Metal que se formaron en SODOM y especialmente en EXODUS y finalizando con los acompañamientos inolvidables para los coros de ACCEPT que nos hicieron erizar la piel.

La lujuria por el alcohol, uno de los temas inherentes al Metal se vio reflejada en el consumo de este a grandes cantidades tanto afuera como adentro de lugar, la mayoría de devotos supieron controlarlo y mantenerlo en un punto apropiado para disfrutar el evento sin perder los cabales o momentos inolvidables como escuchar los coros de “Metal Heart” de Wolf Hoffmann y los suyos, sin embargo una sección improvisada evidente empezó a presentarse al lado izquierdo de la tarima Sucubo, donde aquellos que no supieron medir su resistencia a las bebidas se mostraban inconscientes; somos adultos y tomamos nuestras propias decisiones, una de ellas rendir culto al Metal, pero pagar una boleta de hasta 250 mil pesos para desmayarse en medio de la presentación de las cabezas de cartel es un despropósito total.

Para finalizar y como era de esperarse los fanáticos que por razones que desconocemos no pudieron ahorrar durante dos años la suma de ninguna de las etapas de boletería se concentró al final del evento para intentar usar el círculo de la ira e ingresar al evento sin pagar, afortunadamente sin éxito, para nadie es un secreto que la selección de este espacio tan alejado de la ciudad es estrategia para evitar este tipo de desmanes… Cuando perderemos tan bochornosa costumbre metaleros?

Tercer círculo

– Gula –

Las diferentes opciones de comida y bebida generaron una buena combinación entre sabor y economía, precios bastante razonables para ser festival y menos elevados de lo que imaginamos, el pan negro de las hamburguesas sin duda le dio un gran toque de originalidad a la comida y las opciones vegetarianas demuestran el compromiso de inclusión que tiene la organización, sin embargo abarcar la alimentación del evento en una sola opción fue un gran error.

De nuestra parte pudimos disfrutar de los deliciosos manjares infernales de Larita’s Hell’s Kitchen sin ningún contratiempo al inicio y final de la jornada, sin embargo las filas descomunales fueron evidentes a la mitad del día, en las redes sociales hay testimonios de personas que dicen haber perdido la presentación de dos bandas en espera de su merienda del demonio.

Este infierno se hubiera podido evitar al haber pensado en tener más de dos puntos de pago y distribución y al haber tenido más opciones para elegir y no concentrar todo en un solo foco, desafortunadamente muchas personas se quedaron sin el placer de haber probado los deliciosos platos de Larita… Definitivamente un punto para mejorar.

 

Cuarto círculo

– Avaricia y Prodigalidad –

La logística del evento manejo un trabajo casi decente para las condiciones contextuales, el personal humano no se presentó tan agresivo con la comunidad metalera como en otros eventos lo ha sido, tal vez esto ligado al buen comportamiento del público en la mayoría de escenarios.

Sin embargo hay varias manchas negativas que los alejaron de un trabajo impecable, falta de información o coordinación, no lo sabemos.

Para comenzar el acceso a los parqueaderos, el comunicado oficial mencionaba ‘parqueadero habilitado hasta agotar cupo’, sin embargo para aquellos que queríamos disfrutar del festival en su totalidad se nos presentó un gran inconveniente debido a que nadie daba razón del parqueadero correcto, nos enviaban de arriba para abajo para terminar dejando los vehículos parqueados al lado de la bahía al cuidado de uno de los vendedores ambulantes.

Al final del evento pudimos cerciorarnos de la existencia y uso de una bahía que no estuvo disponible desde el inicio del evento, debido a esto perdimos las presentaciones de P.S.P. (Patricio Stiglich Project) y SOULBURNER, sin embargo es grato saber que horas después del inicio si hubo habilitación de parqueaderos para demás devotos asistentes.

La habilitación y circulación de los buses al igual que hace dos años deja bastantes puntos para mejorar, si bien es cierto que la aglomeración de subida a la sabana se debe en parte a que el público disfruta de un buen rato por los alrededores de la 72 antes de subir al lugar, de bajada se presentó el mismo error de hace dos años al no empezar a mandar las rutas desde horas antes de la finalización del evento, esto genera aglomeraciones y obviamente el cansancio, hambre y desesperación borra cualquier vestigio de cultura ciudadana que quede en los metaleros después de 12 horas de cabecear haciendo el final de la experiencia agridulce.

Sin embargo nuevamente decimos gracias por proveer estas rutas para el público, es un gran y bondadoso gesto que sin duda demuestra que el público de verdad le importa a los organizadores del festival, al proveer diferentes comunicados y alternativas para asistir a este.

Un desastroso desacierto fue el de no tener canecas de basura suficientes para el desmesurado consumo de bienes que hubo, convirtiendo esta apacible zona verde al aire en un verdadero botadero de basura por doquier, por más esfuerzos individuales que hicimos con nuestro propio consumo al guardar y llevarnos nuestra basura a casa, el semblante al final de la jornada fue desalentador y desagradable, basura por todos lados y ninguna consideración y opciones de reciclaje por parte del festival, ojalá en futuras ediciones se incluyan opciones ecológicas en sintonía con el respeto a las zonas donde se realiza el evento.

Gran acierto en la contratación de los baños, jamás en un evento de este calibre habíamos visto opciones más pulcras y bien distribuidas, obviamente a partir de cierta hora el uso inadecuado de estos generaba una mala experiencia pero bueno esto no es culpa del organizador, la deuda en este sentido está en la cultura ciudadana de los asistentes.

Para finalizar y resaltar el manejo de la zona de prensa, tres canciones por artista, al grano y corte directo a los faranduleros y una ofrenda de respeto al público que madrugo o hizo enormes esfuerzos para esperar en primera fila y disfrutar el show sin tener de en medio flashes y cámaras.

 

Quinto círculo

– Ira y Pereza –

Abordemos el tema más polémico del festival, la presentación de la banda TERRORIZER.

Desde la perspectiva del público la banda se demoró en subir al escenario y realizó una prueba de sonido afanada y a regañadientes, se notaban los pucheros y reclamos de parte del baterista Pete Sandoval y algunos miembros del público pedían ya a la banda de Patrik Jensen, cuyo escenario y sonido ya estaban montados en la tarima paralela.

Al parecer los retornos estaban fallando y la batería que a los ojos de cualquier espectador promedio se veía bien proveída, no estaba a la altura o las condiciones del salvadoreño.

Todo esto concluyó en que la banda solo tocará alrededor de 10 minutos.

El rumor que corría de que los organizadores cortaron la presentación de los norteamericanos debido a todos los inconvenientes que esta estaba presentando para el festival ya que la banda no se estaba comportando a la altura, por el lado de la comunicación a través de redes sociales del baterista, la situación estaba ligada a una serie de eventos desafortunados ligados a una mala organización (también con la compañía aérea), ya que los equipajes de la banda no llegaron a tiempo y el ingreso de la banda al escenario fue sobre tiempo.

Como siempre el juicio es subjetivo y no podemos decir a ciencia cierta quién tiene la razón, ya que por un lado la banda tuvo una presentación reciente en Ozzy Bar la cual fue catalogada por muchos de impecable, y por el otro, el festival siempre se ha encargado de hacer su mayor esfuerzo para proveer a las bandas de todo lo que requieren.

Sea como haya sido, al final el mayor afectado es el público, que se perdió de lo que pudo haber sido una de las presentaciones más demoledoras del festival, pero una vez más tomamos esto con un juicio neutro ya que solo los involucrados en primer plano saben lo que realmente llevó a esta triste situación.

Sexto círculo

– Herejía –

Lo más destacado, la presentación de los headliners, el Rey de la noche no fue el Heavy Metal de ACCEPT, aunque ellos fueron los Dioses del festival la paliza y mejor respuesta se vio por parte del show de EXODUS, desde su inicio con “Blood in Blood Out” hasta el final de su show con “Strike of the Beast”, pogos por todos lados y coros a todo pulmón.

Tom Angelripper con SODOM cumplió su cuota aplastante de Thrash con un recorrido a través de toda su discografía, opacadas por un par de fallas de sonido en el bajo aunque la energía demoledora nunca se agotó tanto por parte de la banda como por parte del público.

La presentación de los suizos SAMAEL fueron uno de los puntos más altos del festival, con el culto entorno a la celebración de los 25 años del álbum “Ceremony of Opposite”, oro clásicos además de las mejores prendas de su última placa “Hegemony”.

Lo más esperado, la presentación de los dioses del Heavy Metal ACCEPT no decepcionó, con un setlist que trajo las piezas más brillantes de su última producción “The Rise of Chaos” y casi todos los clásicos que teníamos pendientes con este contundente golpe alemán de Heavy metal visitando por primera vez Colombia.

Séptimo círculo

– Violencia –

Para finalizar, el último círculo del Infierno que tuvo cabida en el festival, la verdad hay que tener huevos, paciencia y tenacidad para poder llevar un evento como este, dos años tuvimos que esperar para ver esta nueva versión que aunque no fue perfecta y deja bastantes puntos claros en contra como metas para mejorar, demuestra que hay gente seria y con argumentos que ama el Metal y está haciendo todo lo posible porque la cultura crezca y evolucione, pague por productos y bandas de calidad y de verdad apoye a la escena del país.

Esperando que continúen con motivación, mejorando y sin rendirse ante ninguna circunstancia, que El Diablo vuelve más fuerte y grande.

Larga vida al Diablo!, larga vida al Rock N’ Roll.

Mayor información en: www.festivaldeldiablo.com

Imágenes Bandas de Metal Colombiano presente en el Festival del Diablo III, Nov 25 en el Hollywood de La Calera – Bogotá

 

Enviados especiales de El Santuario del Rock: Camilo Moreno, Ana María Martinez

Camilo Moreno
  • Cartel de Bandas
  • Sonido
  • Escenarios
  • Logística
4

Summary

Esperando que continúen con motivación, mejorando y sin rendirse ante ninguna circunstancia, que El Diablo vuelve más fuerte y grande.

Larga vida al Diablo!, larga vida al Rock N’ Roll.

Mayor información en: www.festivaldeldiablo.com

Sending
User Review
5 (4 votes)
Ficha general
Reseña Festival del Diablo 2017
Artículo
Reseña Festival del Diablo 2017
Autor
Bloguer
El Santuario del Rock

Discute y comparte tus comentarios acerca de esta información!

Leave a reply

Leave a Reply