Ante todo queremos agradecer a Wind-up Records (Sello de EVANESCENCE), EMI Music y Planeta Terra Colombia,  por el trato que se nos brindo durante la realización del festival ya que en pocas ocasiones se presenta esta situación (sin desmeritar otros trabajos a nivel nacional o internacional), pero en lo que respecta a sonido, transporte, transmisión y demás los organizadores cumplieron con lo esperado en anteriores ediciones, por este mismo respeto durante el desarrollo del mismo durante el día sábado se dieron muchas situaciones las cuales poco a poco fueron un cumulo de preguntas inesperadas.

El día sábado las puertas iniciaban su apertura a las 3 de la tarde y mientras poco a poco se fue acercando la gente, algo totalmente entendible dado lo lejano de la plaza escogida para el evento, mientras que algunos pocos mostraban que habían llegado desde la madrugada para conseguir un buen puesto, tal vez pensando que el festival sería tremendo espectáculo y digno de primera fila pero no fue el pensamiento de muchos porque hasta las 4 de la tarde no habían más de 500 personas delante de la tarima esperando la salida de Sexy Lucy. La travesía para muchos inicio cuando saliendo del portal norte había que dirigirse a buscar los buses que nos llevarían al Jaime Duque y según los organizadores nos traerían de regreso a Bogotá una vez finalizado el Show y pues después de pensarlo un poco pues se pagaron los $15.000, allí fue un punto de quiebre que seguramente muchos recordaremos, luego de casi 25 minutos por la Autopista Norte y llegar al Round Point del Jaime Duque el conductor siguió de largo por más de 10 km llegando a una planta de Bavaria y ante la arremetida de risas y aplausos no tuvo otra que bajarse a preguntar el camino de regreso que también erro por lo que pronto 25 minutos pasaron a ser casi 50 minutos en Bus y como si fuera poco al parecer la actitud irrisoria de los pasajeros hizo que el conductor nos dejara realmente lejos cuando no habían mas buses adelante.

 Reseña concierto EVANESCENCE, GARBAGE Y THE DRUMS en Colombia 2012, Oct 27 – Planeta Terra Colombia 2012

Para iniciar con lo concerniente al festival este comenzó alrededor de las 4 con la agrupación Sexy Lucy subiéndose a la tarima. Conformada por Paula Barrientos, Carlos Calvo y Juan Pablo Navas, con una innegable influencia del indie y de la electrónica (“indietronica”), y esporádicas apariciones de guitarra eléctrica – la voz algo monótona y a la vez energética de Paula Barrientos, combinada con su relativamente marcado acento al cantar en inglés le daba a la música un estilo particular. La banda aprovecho para presentar temas de su más reciente producción “Andromeda”, luego de interpretar temas como Crash, Ghost, Hit it, Andrómeda, Beautiful game y The Kids que por más de 45  minutos despertaron la curiosidad del público en especial quienes parecían esperar la salida de Garbage y Evanescence, con todo el calor de la tarde y entre aplausos la banda se despidió regalando unos cuantos Cd’s a quienes seguían acompañándolos  aunque en su mayoría estaban sentados entre los diferentes stands.

5 de la tarde y la gente no ingresaba, no se veía mayor cambio en los Stands y aún cuando había sido un día acompañado por un sol radiante el frio de la sabana parecía crecer continuamente así que en un momento mientras salía se presento la mayor sorpresa del festival, mas de 30 personas estaban a no más de 200 metros hablando y de pronto se regresaron, pasaron sus entradas e ingresaron, no es que fuese raro encontrar revendedores pero el precio es lo más escandaloso que he encontrado, el negocio era el siguiente, $5.000 (Cinco mil pesos) por una entrada o en paquete completo 4 personas por $15.000, como era posible esto cuando a unos pasos se encontraba el punto de boletería, no los culpo por comprar a ese costo finalmente es difícil adquirir una entrada de $190.000, pero como fue entonces la distribución de boletería para que hasta una persona pudiera vender más de 4 boletas, mientras que algunos adentro habían costeado mas de de 15 veces el precio del día para llegar al parque con su entrada, que frente al cuerpo de logística se pudieran parar a negociar como si nada, personalmente considere esto como el punto crucial del festival porque sin dar más larga o espera la gente no llego, la asistencia no fue la esperada (Al menos con una banda como Evanescence) y el concierto marcho sin problema cuando hace unos días en Perú se hablo de cancelación por el poco aforo, por ahora diremos más adelante continuaremos con este problema.

Luego continuó Red O’Clock, banda que ya había oído mencionar antes, con un estilo más rock alternativo (empezaron tocando con la frase “¿Dónde están los rockeros acá?”) con canciones sobre enamorarse de una stripper, entre otras – recibieron una buena acogida del público, además de tener una buena participación con el público ya que entre ellos se alcanzaba a escuchar algunos coros que acompañaron a Juan Rocha.

Luego de su set, hubo una pausa y llegó el turno de la primera banda internacional, The Drums, provenientes de Brooklyn, con un sonido innegablemente indie (una banda con gran circulación en los medio nacionales). Tocaron varias de sus canciones más conocidas por casi una hora, entre estas, Best Friend, Me and the Moon, etc. La acogida fue grande, aunque para esta hora ya era notorio que algunos estaban impacientes y esperaban a las cabezas de cartel, además el frio no solo llego con la noche, si no que la gente se alejaba cada vez mas del Stage y se limitaban a mirar las pantallas ubicadas a los costados. Jonathan Pierce mostrando una cierta actitud despreocupada que no se sabía si hacia parte de su acto habitual o ante la disposición de los casi 4 mil asistentes no tenía porque demostrar algo La influencia de The Smiths era obvia, una influencia que los miembros de la banda reconocen abiertamente (junto a Joy Division y The New Order) y sin más de una hora y 10 minutos la banda se detuvo para salir de escena y dejar el espacio a Miike Snow  otro grupo con una fuerte influencia tanto del indie como de la electrónica, uno de los espectáculos más esperados de la noche por la versatilidad de la agrupación que gracias a los videos siempre luce en una conexión desconocida el sábado, retraídos y uno que otro saludo con agradecimiento fue lo poco que se vio de ellos hacia el público, mientras que pasando las vallas temas como The Wave, Pretender, Silvia, Black & Blue lograban sonrisas en quienes bailaban con los sonidos experimentales de la banda Sueca, la atmosfera musical se transformo totalmente gracias después del paso de 4 agrupaciones y así se cerró la primera tanda.

Finalmente siguió el turno de Garbage. El público comienza a emocionarse, pero sigue sin estar realmente ahí. Uno pensaría que, siendo algo veteranos los miembros, les faltaría energía en vivo – pero fue todo lo contrario. Especialmente la presencia en tarima de Shirley Manson fue lo que se robó el show, con sus movimientos lentos y sensuales, sin faltar su actitud rebelde y su activismo (al finalizar una canción, tomó una pausa para agradecer que se les diera oportunidad a las mujeres tocando en bandas de rock y relató “como una pequeña niña que fue un día a un show de nosotros, me dice que fui su inspiración para formar una banda…años después, esa misma niña está encabezando éste cartel, ¡Amy Lee!”, a lo que el público respondió con aplausos y gritos de emoción. Evanescence luego respondió en un estado de Facebook con: SO inspired right now. So honored. My heroine! @garbage.

Garbage tocó canciones tales como Queer, Why Do You Love Me (que fue la canción con mas recepción al menos durante la hora y cuarto de presentación), Special, Push It, Vow, y cerraron con I’m Only Happy When It Rains, tal vez su más grande éxito. Lo cierto es que mientras Shirley, Steve y Duke exaltaban su manejo de la escena, la noche fue consumiendo mucho más rápido a quienes estaban cerca a la tarima que se preocupaban mas por sacar una buena fotografía que atender a las canciones. Varias personas del público se movían en un baile moderado entre canción y canción, y más cantaron las letras junto a Garbage, pero aun así no pudimos sino notar que seguía faltando energía, al cerrar la presentación la banda simplemente expreso un “Thank you Bogotá, we love you” que con respeto sonó mas a palabras de cortesía en un momento donde si bien se noto otro ligero problema y era que si bien el cartel era increíblemente amplio, perjudico en cierta medida el setlist de las bandas, las nacionales con algo aproximadamente 50 minutos y las internacionales ni superaban la hora y 15 minutos.

Luego de la gran presentación de Garbage volvimos al tema que mas quisimos observar, la asistencia que nunca llego a cambiar, tanto así que la gente seguía deteniéndose en otras atracciones antes de ir en busca de la tarima, siendo más de las 10:30 nisiquiera la mitad de la plaza estaba realmente llena y mientras tanto lográbamos hablar con algunos allegados que veían la transmisión online nos daban otras apreciaciones; el concierto está realmente lleno, la energía en general está devorando a las bandas y era una verdad que al menos nos enseñaba la transmisión que estaba realizando Terra, otro punto a favor de Terra fue eso, realmente impecable el manejo de cámaras y calidad online ya que el HD resaltaba sin duda como la mejor transmisión de un evento músical en Colombia al menos este año respecto a otras como Rock Al Parque y Paul McCartney de Canal Capital (sin restar importancia a las anteriores).

Luego de unos 30-40 minutos de espera, a eso de las 10:45-11:00 de la noche, es el turno de Evanescence, posiblemente la razón por la que la mayoría de la gente se encontraba ahí. Empiezan gritos más fuertes – hay gente que lleva acampando días. Pese a esto, al mirar alrededor del lugar, se puede ver que está lejos de estar lleno. Comienza a sonar la batería de Do What You Want, el lead single del último CD de Evanescence, Evanescence. Los gritos aumentan, y llegan a un punto máximo cuando sale Amy Lee, con un vestido en el que carga banderas de los países en los que ha tocado, a cantar. Más energética que los artistas anteriores, y especialmente más que sus compañeros de banda (con la notable excepción de Will Hunt y ocasionalmente Troy McLawhorn – en el caso de Terry Balsamo se entiende, debido a que sufrió problemas debido al constante headbanging en el año 2005 y tuvo que ser operado; desde entonces intenta mover sus rastas con el menor esfuerzo posible de parte de su cuello). Continuaron con Going Under, de su CD clásico Fallen – la mayoría del público al frente de la valla y en el centro cantaban junto a Amy Lee. Después tocaron The Other Side, también de su último albúm. Siguen con Weight of the World, de The Open Door. Luego vuelven al nuevo CD con Made of Stone, caracterizada por sus pesados y repetitivos riffs de metal alternativo y su mitad con un piano que sobresale, algo típico del sonido de la banda. Amy Lee hace una pausa, y comenta lo fría que se encuentra (“I’m freaking cold”). Inmediatamente después comienza a cantar Lithium, otro de los hits singles de The Open Door. Las siguientes dos canciones son también del nuevo record, Lost in Paradise y My Heart is Broken. Continúan con Whisper, de Fallen, para regresar otra vez al nuevo albúm con The Change y Oceans. Tocan el lead single de The Open Door, “Call Me When You’re Sober”, y después Imaginary, de Fallen. “Cierran” el show con Bring Me To Life, tal vez su canción más conocida, con una gran presentación de parte de la banda (especialmente, como dije antes, de Amy Lee – expresiva, con gran emoción, la voz sonándole impecable, justo como en las versiones de estudio), pero que se siente incompleta debido a que la voz masculina es totalmente cortada de la canción en vivo y si bien Amy quiso en más de una ocasión que el publico realizara los coros, la actitud de los asistentes fue otra y simplemente se limitaba a escuchar y emitir uno que otro pasaje de la canción.

Para el encore, la banda toca Disappear, y luego Your Star, de Fallen, y termina su show con My Immortal, también de Fallen, ante un público que realmente nunca se calentó ni emocionó lo suficiente y pareciera que la mitad de éste sigue esperando por otro artista (¿el DJ James Murphy, ex LCD Soundsystem tal vez?), algo que dudo al ver que casi toda la gente parte (incluyéndonos) al acabar el set de Evanescence, e iniciamos nuestro viaje de vuelta a la capital a la 1 de la mañana.

Es verdad que el acto no había culminado y aún quedaba un artista por delante y no es la primera vez que sucede en el Jaime Duque ya que después de conciertos como los de Bjork, Jamiroquai y hasta Guns N’ Roses se prestaba un Dj para quienes esperaban el amanecer para regresar a Bogotá, pero en este caso el artista no estaba incluido en el cartel contrario a lo que sucedió en el cartel del Planeta Terra donde James Murphy era señalado como artista principal, lo cierto es que en cuanto termino Amy Lee la página de Planeta Terra publico un mensaje “Gracias por la transmisión”, esto quería decir que no había otra presentación? ¿Qué sucedió entonces con Murphy?, de presentarse con su Dj Set ¿cuantos se quedaron?,

Es verdad que durante la noche la temperatura fue realmente baja y eso aminora los ánimos de muchas personas por mas chaquetas y bufandas, pero también sabemos que Bogotá está entre una diversidad climática (lluvia, exceso de calor, por no discutir sobre el tema) y la tarde fue benévola para que el evento no pasara por desafíos mayores, no podemos discutir con Planeta Terra sobre fallos o irrespetos hacia el público porque cumplieron con lo pactado, un Stage impresionante (Un poco menor que Brasil) pero con dos pantallas que suplieron cualquier necesidad, un sonido impecable por el que no se pasaron apuros y una sola localidad permitió asegurar puestos a quienes deseaban tener el privilegio de tener a pocos metros a los artistas, pero ¿el Jaime Duque es un lugar apto para realizar estos eventos?, si se hace en Bogotá podría asegurarse cuando mucho el ingreso de otras 1.000 personas y eventos como Nem Catacoa también fue un fiasco en asistencia, Rammstein ha sido de los mayores insultos para los asistentes y ahora en Bogotá se persigue por “ruido” a los empresarios, los grandes eventos puede que poco a poco lleguen a Colombia y se radiquen en Bogotá pero parece que hay mas impedimentos para que nos consideremos como los fervientes seguidores que desde hace años se asume es Latinoamerica, finalmente si Terra cumplió con lo pactado pero cuando hay entradas de $5.000 y hay quienes pagaron solamente esos $5.000 por el servicio de tuboleta, ¿será que podemos esperar una segunda edición de tan gran experiencia musical?

 

Reseña concierto EVANESCENCE, GARBAGE Y THE DRUMS en Colombia 2012, Oct 27 – Planeta Terra Colombia 2012 realizada por nuestros enviados Andrés Yáñez Chavarriaga y Santiago Páez Ramírez para ControlMAG: El Santuario del Rock
 
 
El Reverendo

Discute y comparte tus comentarios acerca de esta información!

Leave a reply

Leave a Reply