Metal Millennium 2018, la promesa de amor hacia Metal que se hizo realidad y con creces.

El festival Metal Millennium 2018 se llevó a cabo en el Centro de Eventos de la Autopista Norte el pasado Domingo 21 de Enero y El Santuario del Rock asistió a la imperdible cita con la bendición de su creador y director, el empresario de eventos Carlos Oñoro que previamente fue entrevistado por nuestros micrófonos.

¿El resultado? Todas las promesas cumplidas, un verdadero equilibrio de buena organización y buen comportamiento por parte del público además de una muy fuerte remembranza del por qué el Metal es el mejor de los géneros musicales, genera tantas pasiones, somos tan adeptos a él y lo amamos por encima de todo.

El festival inició desde el día anterior con la entrega de boletería adquirida por medios virtuales y una previa a cargo de los teutones Equilibrium en el Auditorio Lumiere, obviamente un contexto de estos se puede convertir en caótico pero a pesar de la larga fila no pasó a mayores, Equilibrium cumplió con un decente setlist para un show en el que podías comprar la boleta por tan solo $85.000 o pagar un pequeño excedente de $20.000 al presentar tu boleta del Festival Metal Millennium 2018, aunque la casa no estuvo llena, no por eso los asistentes dejaron de disfrutar del demoledor espectáculo.

Al día siguiente nos recibió con un amanecer espectacular que anticipaba el brillo que tendría el festival en la mayoría de sus elementos, los clérigos de El Santuario del Rock llegamos poco después del mediodía y seríamos testigos de uno de los pocos tragos amargos del festival.

La logística que perfectamente había recibido a los asistentes tanto a parqueaderos como al festival no tenía idea de las acreditaciones de prensa, debido a esto nos perdimos el cubrimiento de un par de bandas y al ingresar, no había ninguna autorización de entrada para los equipos de fotografía, por lo menos por un par de canciones en la sección delantera para hacer mejores tomas y reconocimiento del festival desde el otro lado.

Solo hasta el final se dio una autorización improvisada para el cubrimiento fotográfico de las bandas Hammerfall y Rhapsody Reunion, aunque este contexto fue algo decepcionante, se convirtió en una gran oportunidad para intentar plasmar los mejores momentos desde el público.

El otro punto negativo del festival fue el espacio a las bandas de Metal Colombiano que abrieron el festival en la tarima principal, los setlist tuvieron que reducirse y bandas como No Raza dejaron con ganas de más a muchos debido al poco tiempo que tocaron, hubo un largo espacio de silencio en esa tarima después de la presentación de Ethereal, no sabemos el contexto de este, pero definitivamente influyó en que las otras bandas incluido Paulo Cuevas dejaran de tocar todo lo que tenían planeado.

Sin embargo, felicitaciones a ambas bandas ya que a pesar del poco tiempo en escena llenaron los corazones de los asistentes tanto de brutalidad por parte de No Raza y su Metal extremo, como de nostalgia con Paulo Cuevas con los diferentes covers de anime que erizaron la piel de los asistentes, y por cierto, a pesar de que los bajos estuvieron algo saturados el sonido del Festival casi nunca falló y estuvo a la altura de las expectativas.

Pasando a mejores momentos y siguiendo con el tema de bandas de Metal Colombiano, cualquiera hubiera pensado en que la iniciativa de poner una tarima alterna sólo con bandas nacionales ganadoras de la convocatoria preparada por la organización hubiera sido un fracaso, pero no lo fue, se convirtió en una rotunda victoria debido al comportamiento del público que inclusive cambiaba de tarima en momentos en los que headliner estaban tocando, buen sonido y buen tiempo de cambio entre bandas lograron hacer de este espacio lo que se esperaba, una oportunidad de conocer y experimentar sonidos de Metal Colombiano y una sinergia entre estas bandas y el público, ojalá otros festivales apoyaran de mejor manera este tipo de alternativas.

¿Y entre bandas que se podía hacer?, varias opciones de comida fueron ofrecidas en un espacio tipo picnic al lado de las tarimas principales, diferentes opciones a precios moderados para no morir de hambre o de frío, aunque un poco más de oferta y variedad no habrían estado de más.

Bien distribuidos los puntos de cerveza, bebidas, y los baños, la verdad que este espacio aunque bastante alejado de la ciudad proporciona bastantes buenos elementos para que la experiencia entre el público y el festival sea fluida, agradable y para nada incomoda.

Evil Invaders – Metal Millennium 2018

La distribución de las bandas internacionales fue bastante apropiada en cuanto le dio a cada diferente género su espacio, una gran sorpresa fueron los belgas de Evil Invaders, banda internacional que casi nadie conocía pero puso de cabeza el lugar. Pogos largos y violentos, una química indescriptible con el público y un gran manejo del escenario por parte de la banda los hizo gigantes, una presentación legendaria y para el recuerdo.

Equilibrium hizo lo suyo esta vez en tarima grande, hicieron cabecear saltar e inclusive hasta bailar con sus canciones a los asistentes, quien iba a pensar que dentro de tanta brutalidad también había cabida para un poco de diversión, monstruoso performance que deja ganas de mas muy seguramente volverán a tierras criollas en alguna futura oportunidad.

¿Acaso Municipal Waste necesita introducción?, promocionando su más reciente trabajo “Slime and Punishment” vía Nuclear Blast Records pero sin dejar sus clásicos de lado hizo lo que estamos acostumbrados, destrozar el lugar, “Fuck You Up!”.

Desde España Tierra Santa le cumplió a los fans de ese Heavy Metal tan característico de la península ibérica, un portento de elegancia fuerza romanticismo que hizo vibrar los corazones de los conocedores y casi agotar sus gargantas.

Uno de los momentos más esperados de la noche ha llegado, el golpe de los suecos Hammerfall que no caía por tierras criollas desde hace 17 años, y la espera valió cada maldito segundo, un setlist completísimo, un carisma impresionante manejado por Joacim Cans, el cual se disculpó por el largo tiempo que tomaron para poder regresar y con el cual también manejó magistralmente el espacio entre canciones y la respuesta más ferviente por parte del público en toda la noche.

En este punto cabe mencionar que lo mejor del festival fue esa sinergia que ya mencionamos entre el público y el evento como tal, desde el respeto por las bandas de Metal Colombiano, el apoyo en ambas tarimas por parte del público, las mini alocuciones de Carlos Oñoro dando gracias y dando noticias del festival además de eventos futuros (Nightwish, Firewind, Moonspell ) incluido uno que otro regalo, el hecho de que la presencia del alcohol no generará inconvenientes ya que se manejó de la manera más responsable por parte de los asistentes… en el Metal se habla mucho de hermandad, de camaradería, pero en muy pocas oportunidades de aplica y representa, o por lo menos no de una manera tan agraciada como la que se vivió en el festival.

Para terminar, tener la oportunidad de volver a tener a los Italianos de Rhapsody Reunion en su gira de despedida es algo que no tiene precio, más como cabeza de cartel del festival, el vuelo, precisión, velocidad y danza de Luca Turilli con su Guitarra , las notas perfectas de Lione, un setlist dantesco y la respuesta constante y fidedigna de sus seguidores hicieron de su presentación la mejor conclusión de este festival que aunque nos dejó al final congelados en el exterior por el espacio geográfico en el que se desarrolló y la hora en la que termino, dejó nuestros corazones con un palpitar hirviente y ganas de más Metal, y una sensación de hermandad verdadera, lúcida, y consciente que ojala se extienda a los demás eventos y festivales por venir.

Una diferente perspectiva respecto a la escena, un cambio cultural a desarrollar por parte de todos los actores y la promesa de no fallarle a los empresarios que le ponen el corazón y las ganas a hacer del Metal un producto con alma en este contexto fluctuante suramericano es lo que nos deja Metal Millennium 2018.

Ethereal

Infra Nova

No Raza

Raw Dog

Paulo Cuevas

Thundarkma

Evil Inviders

Equilibrium

Dead Silence

Enviados especiales de El Santuario del Rock: Camilo Moreno, Nicolás Roncancio Buitrago

Camilo Moreno
  • Cartel de Bandas
  • Sonido
  • Escenarios
  • Logística
4.3

Summary

Una diferente perspectiva respecto a la escena, un cambio cultural a desarrollar por parte de todos los actores y la promesa de no fallarle a los empresarios que le ponen el corazón y las ganas a hacer del Metal un producto con alma en este contexto fluctuante suramericano es lo que nos deja Metal Millennium 2018.

Sending
User Review
4.8 (5 votes)
Ficha general
Reseña Festival Metal Millennium 2018
Artículo
Reseña Festival Metal Millennium 2018
Autor
Bloguer
El Santuario del Rock

Discute y comparte tus comentarios acerca de esta información!

Leave a reply

Leave a Reply